Es cierto es que existen muchas leyendas urbanas acerca del marisco. Estos maravillosos bocados del mar son el blanco de muchas historietas que han ido calando poco a poco en nuestra sociedad convirtiéndose en “verdades” indiscutibles creídas por la mayoría de la población.

Lo cierto es que el marisco contiene muchas propiedades que resultan beneficiosas para nuestra salud y que, tomado siempre con moderación, lo convierten en un alimento saludable.

En el siguiente post vamos a desmontar uno a uno los mitos más extendidos que circulan sobre este tipo de alimentos. ¡Vamos a ello!

“SI QUIERES CUIDAR LA LÍNEA EVÍTALO”

Sin duda es una creencia errónea. El aporte calórico de la mayoría de mariscos es bajo o prácticamente nulo. Nos aporta gran cantidad de grasas insaturadas que son necesarias para que nuestro organismo funcione y, sin embargo, el aporte de grasas saturadas es muy bajo, con lo que no tendremos problema a la hora de acumular grasas en zonas indeseadas de nuestro cuerpo.

“NO ES BUEN ALIADO PARA EL COLESTEROL”

A ver esta leyenda urbana no es del todo mentira. Si es cierto que el marisco contiene colesterol pero lo que no hace es aumentarlo. El marisco, como el resto de animales que provienen del mar, es muy rico en ácidos omega 3, lo que provoca una reducción de los trigilicéridos y hace que aumente el colesterol que comúnmente denominamos como bueno.

“SI TE HAS OPERADO, NO LO COMAS”

Pese a las creencias al respecto, el marisco es rico en vitaminas y proteínas de alta calidad, que nos ayudarán a regenerar los tejidos y heridas. Además contiene vitamina B12  que nos ayuda a estabilizar el sistema nervioso central.

NO SE PUEDE COMER MARISCO ENTRE MAYO Y AGOSTO”

Esta creencia se debe a las altas temperaturas del verano, que se asocian a una rápida descomposición del marisco y de otros pescados. Sin embargo tenemos técnicas de conservación que nos permiten disfrutar del marisco todo el año sin preocuparnos por la temperatura exterior.

 

Deja una Respuesta