Un magnífico aceite de oliva se reconoce por su aroma a frutas y/o hortalizas frescas, hojas, hierba, flores y su ausencia de defectos o aromas y sabores que no sean agradables.

Características de un buen aceite de oliva

Son tres los aspectos sensoriales clave que se tienen en cuenta en las catas profesionales para valorar el “oro líquido”: el frutado, el amargo y el picante.

Un buen aceite de oliva tiene que tener, en una escala del 1 al 10, una nota mínima de 5 en la valoración del atributo frutado. Se considera el frutado como las sensaciones olfativas detectadas directamente al oler el aceite y también una vez lo hemos tragado, es decir, la sensación percibida vía retronasal; este frutado puede ser de características verdes o maduras, si recuerda a frutos verdes o frutos maduros respectivamente.

El color del aceite de oliva no determina la calidad; hay aceites más verdes y otros más amarillentos, con los que nos llevamos sorpresas. Se dice que los aceites de color verde intenso son mejores, pero, como hemos dicho, nos sorprendemos al descubrir defectos surgidos de algún fallo en el proceso de elaboración, o derivados de un mal estado de la aceituna, de un error cometido durante la recogida o malas condiciones de transporte de la aceituna.

Conclusión, hay que oler y probar el aceite para saber si es bueno. Una vez probado sabremos si tiene un sabor agradable y si se prolonga en la boca o se queda corto.

Hay que atender a los atributos amargo y picante. Hay aceites que ni amargan ni pican, porque la aceituna a partir de la cual se ha obtenido se encontraba en un estado de maduración avanzado; de todos modos, aunque la gente prefiera el picante, hay que saber que esos atributos se valoran positivamente por igual

Finalmente, cuando traguemos el aceite, detectaremos con el gusto un conjunto de las sensaciones adicionales, que deben de durar en la boca. Será armónico cuando ningún aroma o sabor sobresalga sobre los otros de manera muy significativa.

En el Mercado de Abastos de Martos encontrarás muy buen aceite de oliva, el oro líquido de nuestra tierra.

Deja una Respuesta